AERONAVES CX

Aeroparts Uruguay

martes, 8 de agosto de 2017

Luego del remate, ambos Boeing 737-200 ex PLUNA se quedarían en Uruguay

Desde que comenzó estuvo sentado en primera fila. Pensó que no iba a poder costear el avión, pero Alejandro Martínez no se iba a perder el remate de los bienes que eran de la empresa estatal Pluna. Al inicio se vendieron muebles, sillas y hasta cajas de herramientas que se veían descuidadas pero que para los compradores les resultaban útiles. También se ofrecieron taladros y hasta un horno que, al menos en las fotos que se proyectaban en una pantalla, parecía cubierto de polvo.
Como muchos de los remates conducidos por Bavastro, el humor estuvo presente. Mientras el orador ofrecía los artículos y los mostraba en la proyección, algunos se quejaban y hacían chistes. En pocos momentos la tensión dominó el local de la calle Misiones, aunque la situación cambió cuando llegaron las dos joyas del remate: los aviones 737 200.
El primero, que se vendía sin motor, empezó con ofertas que según el rematador Bavastro "no eran suficientes" para la nave que se exhibía . El hombre, acostumbrado a la casa de remates y a tratar con compradores, tenía el objetivo de llegar a los US$ 10 mil. Al ser un avión, el precio no parecía descabellado, pero en cuanto comenzó el remate todos callaron.
Pasaron varios minutos hasta que los posibles compradores comenzaron a ofertar. Martínez, que estaba en primera fila desde que inició el remate, había comprado el motor de un avión del mismo modelo y estaba pendiente de lo que sucedía. Antes de ofertar, el hombre que tenía intenciones de comprar la aeronave dijo a las risas que se lo tenían que dar, porque él ya tenía el motor. Ante su comentario todos rieron. Enseguida ofreció US$ 5 mil, pero no fue suficiente. Nadie más hizo otra propuesta.
Molesto, Bavastro preguntó si "iban a comenzar de verdad" y, nuevamente, preguntó: "US$ 10 mil, ¿quién ofrece US$ 10 mil?". Desde el fondo se escuchó a un hombre que ofreció US$ 500. "No acepto US$ 5 mil, ¿y me querés dar eso?", respondió el rematador.
Al darse cuenta de que no tenía respuesta, Bavastro pidió US$ 8 mil. Martínez volvió a decir que lo compraba por el monto que había ofrecido al principio, pero un joven dijo que lo quería por US$ 7 mil. Poco le costó a Martínez subir la apuesta. "¿Sabés una cosa? Ofrezco US$ 8 mil", replicó enseguida el hombre que comenzó a disputarse el avión con otro competidor que ofreció aún más.
La competencia duró seis minutos y tuvo su ganador: Alejandro Martínez. Luego de que otro hombre dijera que iba a pagar US$ 10 mil por el avión sin motor, Martinez replanteó su propuesta y ofreció US$ 50 más. Por esa diferencia, el comprador se llevó su primer avión y Bavastro llegó a la meta que se había fijado.
Después de obtener el avión, el hombre se cuestionó cómo iba a moverlo; algo que iba a "ser más caro" que la compra, según sus cálculos. Martínez se dedica a comercializar y suele ir a remates donde, además, hace otros negocios.
Después de su segunda compra del día, ofreció de manera informal venderle la nave al comprador del otro avión cuya venta comenzó apenas minutos después de que se concretara la primera. "Te lo vendo por la mitad de lo que vale", dijo Martínez a Rolando, el hombre que compró el otro modelo 737 200 de parte del International College de Punta del Este.
Alejandro aún no sabe qué hará con su compra más reciente. "Nunca pensé que iba a poder pagarlo y todavía no decidí qué hacer. Puedo venderlo o ponerlo en un terreno, pero aún no sé. Primero tengo que ver cómo sacarlo", dijo a El Observador antes de irse.
La venta del segundo avión fue más rápida y, según el precio inicial de Bavastro, más efectiva. El rematador dijo que iban a comenzar en US$ 10 mil, pero enseguida algunos compradores ofertaron más que eso.

Del aire a un laboratorio

Menos de dos minutos después de que el rematador empezó la venta del último avión, Rolando ofreció US$ 27 mil y se quedó con uno de las naves que solía utilizar Pluna para sus vuelos.
Según informó el colegio International college a El Observador, la nueva adquisición estará en un laboratorio dentro de la institución y formará parte de un espacio tecnológico.

Se remataron los 737 de ex PLUNA, uno se queda en Uruguay

Diario El País
 
mar ago 8 2017 11:11

Ayer lunes se realizó el remate de dos aviones de la exaerolínea Pluna.

El International College de Punta del Este adquirió una de las aeronaves: el colegio explicó que el avión será utilizado para la enseñanza tecnológica a los alumnos.

Según dijo el presidente del Consejo Académico de la institución, Daniel Reta, en declaraciones a la agencia EFE y recogidas por El Espectador, uno de los pilares del International College de Punta del Este son las "tecnologías del siglo XXI y futuro siglo XXII", por lo que las autoridades consideraron pertinente la compra de este avión. "Esto nos viene muy bien porque es un espacio que se va a utilizar para que los alumnos puedan desarrollar un laboratorio dentro del avión", señaló el jerarca de la institución.

Reta sostuvo que la aeronave permitirá a los alumnos conocer de cerca todo lo relacionado con sistemas mecánicos, electrónicos y de informática: "Hoy la Educación avanza en la medida en la que los chicos también se sienten involucrados", sostuvo Reta, quien consideró que este espacio será un incentivo para el aprendizaje de los jóvenes.
El Boeing 737 también se destinará para alojar conferencias, así como otro espacio en donde se podrá simular un vuelo, según detalló Reta. "El avión se va a dividir, seguramente, en distintos ambientes, porque es muy grande", explicó el titular del Consejo Académico del International College. Además, estimó que la aeronave se podrá abrir al público, "para que cualquier chico de cualquier escuela pública pueda tener acceso a eso".

"Es algo muy importante para nosotros el tema de la Responsabilidad Social Empresarial, donde uno puede, de alguna manera, devolverle a la comunidad y a la escuela pública un lugar que también pueda utilizar", señaló. Aunque Reta aseguró desconocer el precio que pagó el International College por este avión.

El Observador informa hoy que uno de los aviones se remató por US$ 10.050 dólares y la otra por US$ 27.000.